Imágenes adjuntas: 1

Según Robert Lucas, la clave del crecimiento económico es el acervo del capital humano

22 sep 2016

El premiado economista norteamericano brindó ayer una conferencia magistral en Tucumán.

El capital humano es la clave del crecimiento económico. Así lo señaló el economista norteamericano Robert Lucas, ganador del Premio Nobel de Economía en 1995, en un modelo de cálculo teórico que expuso ayer durante el cierre del coloquio “Perspectivas en crecimiento y desarrollo económico”, organizado por el Ente Provincial del Bicentenario.

Su conferencia magistral había despertado un gran interés entre docentes, economistas y estudiantes, por lo que el auditorio del teatro municipal Rosita Ávila -anexo al Hotel Hilton Garden Inn-, estaba colmado.

Con un discurso en inglés poblado de giros y menciones hacia los disertantes anteriores, Lucas no sólo definió en forma precisa por qué el capital humano es importante, sino que también lo demostró a través de cuadros y curvas en lo que conforma un modelo teórico que dejó a muchos con la boca abierta.

En ese modelo, Lucas sostiene que la clave del crecimiento económico radica en la acumulación de capital humano, la cual considera ligada, en primer lugar, a las decisiones personales de inversión en formación de los individuos y, en segundo lugar, al aprendizaje por la práctica. El modelo relaciona los incrementos en el capital humano con el crecimiento de la productividad (no con la innovación).

Según el economista de la Universidad de Chicago, la acumulación de capital humano genera efectos externos positivos, dado que el modelo tiene en cuenta el hecho de que los individuos son más productivos cuando están inmersos en un ambiente dotado de alto capital humano.

La presencia de estos efectos externos hace que las empresas no tengan los incentivos suficientes para invertir en capital humano, todo lo que sería deseable o socialmente óptimo.

Los cambios

Lucas mostró a través de complejos gráficos, como fue la evolución de la economía en los últimos 300 años y concluyó, por ejemplo, que la baja de la agricultura tradicional tiene que ver con el aumento del capital humano. “Antes de la revolución industrial, la mayoría de los países basaban su crecimiento en la producción de las granjas. Pero ese panorama fue cambiando radicalmente después del 1800”, señaló. Lo mismo sucede con la tasa de fertilidad, a la que Lucas asocia directamente con el capital humano. “La gente fue descubriendo que podía tener más riqueza si disminuía el tamaño de su familia”, declaró. Con pocos hijos, además, es mucho más sencillo acceder a una mejor educación, por lo que la apuesta a la capacitación del capital humano comenzó a crecer. “No podemos referirnos a la calidad de una sociedad como un todo, sino como un aporte de cada individuo en particular”, agregó.

Un concepto amplio

Como se ve, para Lucas el concepto de capital humano es amplio y admite al menos dos formas de obtenerlo: la edjucación formal y lo que en la literatura se denomina “learning by doing” (o aprendizaje en el trabajo o haciendo cosas). En su charla, Lucas puso énfasis en la educación formal y, sobre todo, en la posibilidad de generar nuevas ideas. “Cualquier persona que realice algo bueno para la sociedad (tanto un científico como un jugador de fútbol), tiene el poder de contagiar y desparramar sus ideas. Por eso creo que la creatividad es hoy, por lejos, lo más importante a la hora de hablar de crecimiento económico”, señaló.

Y, en esto, la intervención del Estado es fundamental. “El hecho de que el gobierno fomente la creatividad y asegure una educación de calidad es la clave para conseguir tasas de crecimiento más elevadas”, agregó.

Final optimista

¿Cuál es la conclusión? Pues que este modelo permite conocer a grandes rasgos qué cosas favorecen el crecimiento económico. El problema es cómo generar más factores que favorezcan ese desarrollo. Es decir, cómo generar más educación de calidad, más creatividad, más formación de capital humano. Sin embargo, Lucas es optimista ya que cree que, tarde o temprano, el crecimiento económico llegará. “La actual educación tiene un efecto multiplicador. La gente actualmente está hablando de las cosas horribles que padecen muchos norteamericanos que perdieron sus trabajos. Pero yo me niego a llamarlo crisis. Más bien creo que con solo mirar, adoptar y escuchar ya se está transmitiendo mucho. Esa mejora económica tarde o temprano va a llegar”, finalizó.

Fuente y foto: La Gaceta


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta