Imágenes adjuntas: 1

Giobellina: "Desbordó la capacidad hotelera en cercanías del 9 de julio"

30 may 2016

El turismo quiere aportar más riqueza al producto bruto local.

Que las crisis son oportunidades, no hay dudas. Pero que una fecha especial puede llegar a potenciar la economía de una provincia en un contexto nacional recesivo, no es cualquier oportunidad. Y de eso puede tratarse el “efecto Bicentenario”, en el que la actividad económica tucumana puede convertirse en una suerte de isla. En ese sentido, el turismo puede llegar a consolidarse como una industria con un aporte millonario frente a la agenda de eventos que se programaron para conmemorar los 200 años de la Declaración de la Independencia. Y, a la vez, puede llegar a consolidar a Tucumán como destino turístico todo el año. De acuerdo con las estimaciones de empresarios y de algunos funcionarios, la cantidad de visitantes puede llegar a exceder el millón de personas que dejarían unos $ 800 millones, como mínimo, a la economía, a través del consumo.   

“La cantidad de eventos, seminarios y congresos que se desarrollarán en la provincia ha desbordado la capacidad hotelera en cercanías del 9 de julio”, indica a DINERO Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo. El sector comercio mayorista y minorista, hoteles y restaurantes representa aproximadamente un 17,5 % del Producto Bruto Provincial en promedio desde 1993-2014, de acuerdo con los datos elaborados por la Dirección de Estadística de Tucumán. La proyección de los sectores que involucran a esta incipiente industria es que el turismo supere los 20 puntos porcentuales de generación de riqueza económica en Tucumán. Giobellina está convencido de que esta meta es posible en la medida de que el sector público y el privado sigan trabajando coordinadamente como hasta ahora.

El turismo puede abordarse desde dos miradas: la generación de eventos es una y el desarrollo es otra. Ambas son complementarias al mismo tiempo que muy diferentes y sus consecuencias y efectos son distintos, agrega Elena Colombres Garmendia, vicepresidenta del Ente de Turismo. “Con un trabajo de identidad los tucumanos nos convertimos en protagonistas del desarrollo y en promotores activos del destino”, explica.

Giobellina y Colombres Garmendia coinciden en que el Tucumán turístico se construye entre todos, con lo que cada uno puede aportar bajo un concepto de calidad que debe primar siempre. “Se trata de dar lo mejor, no de copiar y comparar lo que otros tienen, sino de mirarse y trabajar para mejorar y mostrar eso justamente que es lo que nos hace diferentes, ni mejores ni peores, diferentes nada más”, sostiene Colombres Garmendia.

De acuerdo con los datos de Turismo, durante Semana Santa, el gasto promedio diario fue de $ 799 por persona (incluye: transporte interno, alojamiento, gastronomía, entretenimiento/excursiones, compras varias). El dato puede ser un punto de partida para calcular la generación de riqueza de la actividad, puntualiza Giobellina.

La otra cara

Según el director del Centro de Estudios Económicos y Sociales del NOA (Cesnoa), Daniel Abad, el Bicentenario y el Congreso Eucarístico vienen a acrecentar el movimiento turístico estacional. Para ello hay que trabajar en aquellos aspectos que consoliden al turismo como una alternativa a la agroindustria del limón y del azúcar. Abad plantea que el sector privado y publico deberán aunar esfuerzos tendientes a:

• No incrementar los precios artificialmente con “tal de salvarse” en una temporada.

• Cuidar la calidad. No pretender “vender gato por liebre”.

• Aprovechar la mayor recaudación tributaria para mejorar la infraestructura turística, por ejemplo, los accesos a la ciudad; campings (duchas y sanitarios) y caminos, etc.

Por su parte, el economista Eduardo Robinson sostiene que el turismo puede mejorar el perfil de una economía local que, en el primer cuatrimestre del año, estuvo signado por sus particularidades, de estacionalidad productiva, elevada participación del sector público en la economía y alta incidencia del sector comercio, que sintió los efectos contractivos de la econom,ía. “Si bien las perspectivas económicas dan cuenta de que lo peor pasó en el plano económico nacional, Tucumán -al ser el eje de los festejos del Bicentenario- puede llegar a tener una inyección de recursos extraordinarios y empezar a revertir la recesión”, indica. Frente a la cartelera, el turismo puede contribuir a apuntalar las actividades afines, hotelera, gastronómica, comercial, servicios de transporte, entre otras, considera el experto.

La pregunta relevante es si el Bicentenario será una herramienta para potenciar la base turística de Tucumán. “De hecho, advierte Robinson, no sólo se pondrá a prueba la infraestructura con la que cuenta la provincia, y las deficiencias receptivas con las que cuenta, entre ellas la higiene y la calidad de servicio público de transporte, sino que tendrá efectos económicos positivos consecuencia de la influencia que ejerce la actividad turística”. ¿Servirá para ampliar y mejorar la oferta turística en la provincia? Sin dudas, el Bicentenario es una oportunidad para promover los productos turísticos de Tucumán, no sólo a los habitantes de Argentina, sino en otros países. Sin dudas, las celebraciones son un catalizador para el turismo con efectos dinamizadores en su economía, finaliza.

Rasgos de los visitantes

El 70% elige hoteles de 3 y 4 estrellas Buenos Aires es el destino del cual proviene la mayoría de los turistas (el 32,7%) que visita Tucumán. Según relevamientos del Observatorio Turístico de la provincia, le siguen Córdoba, con el 17%, Santa Fe (8%), Santiago del Estero (5,3%) y Chaco (5%). Los datos corresponden al último informe estadístico confeccionado para la Semana Santa de 2016. Además, el Observatorio Turístico indicó en su reporte que la estadía promedio fue de 3,4 noches, mientras que el grupo promedio de viajes está compuesto por tres personas. Por otro lado, el 32,8% de los turistas que viajaron a Tucumán acompañados con su pareja, el 46,5% por su familia y 12,1% con amigos. Los alojamientos más elegidos por los turistas fueron los hoteles (70% ), de 3 y 4 estrellas y las casas de familias o de amigos (19% ).

Fuente y foto: La Gaceta


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta