Imágenes adjuntas: 1

La milicia cívica local

Alistamiento en la ciudad y los suburbios.

El Congreso de las Provincias Unidas se congregó en sesión extraordinaria el 19 de mayo de 1816. El propósito era continuar el tema planteado en la reunión del día anterior, sobre la formación de una “milicia cívica” constituida por vecinos de San Miguel de Tucumán y bajo la “inmediata dependencia del Soberano Congreso”. Consideraban que el asunto, “por su urgencia, demandaba solución pronta”.

El diputado por Jujuy, Teodoro Sánchez de Bustamante, hizo una moción al respecto. Opinaba que, “propuestos por los cívicos los oficiales que los habían de mandar, quedase a disposición del Soberano Congreso la elección y nombramiento del jefe y plana mayor” de la referida milicia, temperamento que se votó positivamente.

Según la crónica de “El Redactor”, los diputados trataron luego “la necesidad de que, en el momento, se precediera al alistamiento del vecindario y suburbios”. Como así también, “el nombramiento de un oficial para que lo realizase y organizase después”, además de disciplinar el cuerpo. Luego, “se discutieron otros asuntos reservados, y se acordaron contestaciones pendientes”.

Ese día habían llegado tres oficios del gobernador de Tucumán, coronel mayor Bernabé Aráoz. Acusaba recibo de las órdenes que le comunicaron para auxiliar con prontitud al Ejército del Norte. Incluía, dice la crónica de “El Redactor”, el oficio original “del segundo comandante de batallón número 10, en que pide el auxilio de 3.000 pesos para verificar la marcha que se le ordenaba al interior, con la rapidez que exigen las circunstancias”. Todo esto se trataría en la sesión del día siguiente.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta