Imágenes adjuntas: 1

Tucumán conmemora la gesta histórica de “La Encrucijada”

07 jul 2015

Tucumán ocupa un lugar preponderante en la historia de Argentina. Si sus diferentes hechos históricos, que permitieron ser lo que somos, no se hubiesen llevado a cabo, Argentina no sería lo que es en la actualidad.

San Miguel de Tucumán, 7 de julio de 2015


Diversas gestas históricas de próceres que dejaron la vida por la Patria le dieron forma a la república. Y Tucumán fue testigo de aquellos inicios del país. Hoy recordamos a la Batalla de Tucumán, del 24 de septiembre de 1812, y la Declaración de la Independencia, del 9 de julio de 1816, como los hitos más trascendentales de nuestra historia. Sin embargo, ocurrieron otros hechos menos en trascendencia, pero de gran importancia para que luego acontecieran momentos más importantes. Un ejemplo de esto es la “Encrucijada” de Burruyacú, en el sur tucumano, desde donde Belgrano se decidió a regresar a lo que es en la actualidad San Miguel de Tucumán para dar pelea en la famosa y recordada “Batalla de Tucumán”. Por tal motivo, la Comuna de La Ramada, La Cruz, y la "Agrupación "Gaucha Bernabé Araoz", realizarán un acto reivindicativo del histórico hito conocido como “La Encrucijada”, que se llevará a cabo en “El Rodeo”, ubicada en ruta 304, km. 35 de Burruyacú, el día 10 de julio a partir de las 09:30 h.
 
Agenda de la conmemoración:

ACTO EN LA ENCRUCIJADA 10/07/2015
 
10:00 h
Convocatoria del locutor; referencia de los nombres de las autoridades de los diferentes institutos y agrupaciones gauchas presentes y de los descendientes de los homenajeados.
       
10:10 h
I- Presentación de la Bandera de Ceremonia
1)- Izamiento de la Bandera Nacional Argentina a cargo de los abanderados del Liceo Militar "Gregorio Aráoz de Lamadrid".
2)- Izamiento de la Bandera de la Libertad Civil a cargo de los mayores Jaimet y Visozo Posse, héroes de Malvinas.
3)- Izamiento de la Bandera de Macha (a cargo de representantes  gauchos)
4)- Izamiento de la Bandera de San Francisco (a cargo de representantes religiosos).
Nota: Las cuatro banderas se izan juntas, con el cuidado que la Nacional llegue antes a la cima.
 
II. -ENTONACION DEL HIMNO.-
 
1)- Breves palabras de bienvenida a cargo del Delegado Comunal de La Ramada y La Cruz Camilo Isa Morhell.-
2)- Breves palabras de bienvenida del presidente de la Agrupación Gaucha "Bernabé Aráoz", Víctor Hugo Abdala.-
       
10: 30 h
 III- Bendición del Mural y otras placas a cargo del sacerdote de la zona.
 IV- Descubrimiento del mural (cubierto con ponchos de las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán) belgraniano a cargo de los descendientes de Manuel Belgrano, Bernabé Aráoz y Martín Miguel de Güemes y el presidente del Instituto Belgraniano de Jujuy.
1)- Intercambio de ponchos entre ellos. A su vez, gauchos jujeños, salteños y tucumanos entregarán a Belgrano cuatro facones y él a su vez se los entregará a Güemes, Aráoz y al representante jujeño.
2)- Palabras alusivas del presidente del Instituto Nacional Belgraniano, Manuel Belgrano.
3)- Entrega por parte del delegado comunal Morhell de una medalla de Plata del Gobierno de Tucumán al Manuel Belgrano.
 4)- Seguidamente, el presidente del Instituto Belgraniano de Jujuy entrega la bandera ceremonial de Libertad Civil al delegado comunal Morhell, para que éste se la entregue al Sr. Gobernador oportunamente.
5)- Palabras del Presidente del referido Instituto, Joaquín Carrillo.

10: 50 h.-
 V- Descubrimiento de un placa Belgraniana donada por la Agrupación Tradicionalista de Salta "Gauchos de Güemes" a cargo del presidente de la agrupación, Carlos Diez San Millán y Alberto Barros
-Palabras de Germán Fernández Castro en nombre de la referida agrupación.
 
11: 00 h.-
 VI- Descubrimiento de la placa Browniana a cargo del presidente de la delegación del Instituto Nacional Browniano, Dr. Alejandro Duilio Saleme Martínez y otros miembros.
1)    Palabras del José María Posse en nombre de la referida institución.
11: 15.-
VII-
1)- Ofrenda floral a cargo de representantes de la comuna, damas gauchas, militares y  religiosos.
2)- Minuto de Silencio. Solo del corneta del Regimiento de "Los Infernales de Güemes".
11: 30 h.-
VIII-
1)- Pedido de autorización al Delegado Comunal y orden del presidente de la Agrupación Gaucha "Bernabé Aráoz" para dar comienzo al desfile. Movimiento de tropas
 
12: 30 h.-
IX-
         Recepción de invitados para el almuerzo en el club de El Rodeo.-
1)    -Palabras de bienvenida a cargo de los organizadores.
2)  -Palabras de los descendientes de los próceres presentes: Manuel Belgrano, María Florencia Aráoz de Isas, Martín Miguel de Güemes y Joaquín Carrillo.
3)  -Almuerzo criollo (empanadas y locro).-
4)  -Fiesta criolla (destrezas gauchas).-
5)   -Música y danzas tradicionales.-
 
 
Breve historia
 
LA ENCRUCIJADA DE BURRUYACÚ, LUGAR HISTÓRICO EN EL "CAMINO BELGRANIANO"

 
En los primeros días de Septiembre de 1812 Manuel Belgrano, con el Ejército del Norte, venía en retirada desde Jujuy con rumbo a Córdoba, con la orden del Triunvirato porteño de abandonar las provincias del norte a la ira de los realistas, quiénes avanzaban ajusticiando de manera cruel a los revolucionarios.

Los jujeños, en su éxodo, habían abandonado sus posesiones más preciadas y acompañaban a su General en esa penosa marcha.

La situación para Tucumán era de extremo peligro, ya que era conocido el apoyo del Cabildo y del pueblo tucumano al Movimiento de Mayo. En ninguna otra parte sería tan duro el escarmiento como en San Miguel de Tucumán; por ello muchos abandonaban la población, rumbo a sus estancias o a provincias vecinas.

En 1869, el general Rudecindo Alvarado en carta a una de las hijas de Bernabé Aráoz, narraría lo ocurrido en esos días. Alvarado estaba en Tucumán, cuando se supo de la retirada de Belgrano, por ello evocaba: "envolvía la convicción de la superioridad de las fuerzas realistas, de la debilidad de las independientes y, lo que era más afligente, se desconocía el punto hasta donde podría ausentarse nuestro pequeño ejército, con lo cual se temía que la retirada fuera hasta la propia Buenos Aires y no hasta Córdoba. Fue en esos momentos de nerviosismo general que llegó a Tucumán el teniente coronel Juan Ramón Balcarce, enviado por Belgrano. A poco de arribar dispuso que todos presentaran las armas que tuviesen. Se le entregaron las escopetas, sables, pistolas y hasta espadines de los cabildantes, de lo que se apoderó el señor Balcarce sin más excepción de mi sable y pistolas, que como oficial me fueron devueltas". La requisa, añade la carta, "exaltó a los ánimos de los patriotas tucumanos, y muy notablemente el del señor Bernabé, padre de usted, en cuya casa se practicó una reunión de vecinos y se acordó por unanimidad nombrar una comisión cerca del comandante Balcarce".

Esa comisión formada en casa de Aráoz, debía manifestarle el disgusto del vecindario por el hecho de desarmarlo e inutilizarle así los esfuerzos generosos que ofrecerían, si el ejército se resolvía a ayudarlos en la defensa.
Al encontrarse con el general porteño, (en el paraje de La Encrucijada, actual Departamento de Burruyacú), éste pidió mil hombres montados y una suma de dinero, y el señor don Bernabé contestó que "en lugar de mil serían dos mil lo que ofrecía y que sería llenada inmediatamente. Ello fue en sí, lo que decidió a Belgrano a presentar batalla". Acompañanan entonces a Bernabé Aráoz el salteño Rudecindo Alvarado, Pedro Miguel, Cayetano Aráoz y Eustaquio Díaz Vélez Aráoz.

Esto define a La Encrucijada, en Burruyacú, como un trascendental lugar histórico tucumano en el camino Belgraniano.
Alvarado terminaba su misiva con la siguiente reflexión: "el patriotismo tan puro como heroico del padre de usted, su bien merecida influencia y los medios que nunca economizó en defensa de la patria, le dieron títulos de honor que ojalá hubieran sabido apreciarse".

Fue entonces en La Encrucijada donde Belgrano, gracias a la intervención de Bernabé Aráoz, tomó la histórica determinación de desobedecer las órdenes de Buenos Aires y jugarse al todo o nada en una batalla imposible de ganar. Ese día comenzaba una gesta que, tras las Batallas de  Tucumán y Salta, concluirían cuatro años más tarde en la Declaración de la Independencia Argentina, un 9 de Julio de 1816, en Tucumán, día de nacimiento de nuestra Patria como nación soberana ante las demás naciones de mundo.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta