Imágenes adjuntas: 1

Asumen Gorriti y Boedo

El Director Supremo Pueyrredón rumbo a Jujuy.

“El Redactor” dedica una breve crónica a la sesión del 11 de mayo de 1816. Se leyeron pliegos de dos de los diputados que Tucumán había elegido en los últimos comicios, el doctor Pedro Miguel Aráoz y el licenciado Serapión José de Arteaga, además de otro suscrito por el elector de un partido de la campaña, presbítero Diego León de Villafañe. “El Redactor” en su crónica, no aclara qué tema trataban. Dice solamente que eran “relativos al asunto insinuado, sobre el que se tomó providencia por el Soberano Congreso, después de varios debates”.

Luego, se examinaron los poderes de los diputados de Salta, don Mariano Boedo y doctor José Ignacio de Gorriti. La crónica expresa que “no se hallaron notas de nulidad y fueron aprobados”. Consigna “El Redactor” que, “por último, se tocaron puntos que exigían la mayor reserva, y dieron materia a prolijas discusiones, terminando en ellas la sesión del día”.

A todo esto, el flamante Director Supremo, Juan Martín de Pueyrredón, estaba en apresurado viaje a Jujuy, para tomar contacto con el jefe del Ejército del Norte, general José Rondeau, tal como lo había anunciado al Congreso.

Como escribirá el historiador Diego Luis Molinari, la misión del director era fundamental. “El ejército desmoralizado se hallaba en pugna con las huestes provinciales; las disidencias entre el gobernador intendente (Martín Güemes) y el general en jefe (Rondeau) servían de escándalo a las poblaciones; los realistas amagaban una incisión, al parecer incontenible. A todo esto puso remedio la presencia del jefe de Estado”.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta