Imágenes adjuntas: 1

¿Qué soñamos nosotros, en el Bicentenario?

25 abr 2016

En un sentido histórico, una “generación” se caracteriza por enfrentar los desafíos de su tiempo con una visión transformadora de la realidad. Muchas veces su combustible radica en soñar lo imposible y hacerlo proyecto común.

Por Alejandro Stengel – Miembro del Consejo de Administración de CIPPEC
Para Diario Clarín

Los hombres y mujeres de Mayo estaban motivados por un profundo deseo de libertad y de autonomía. Pero su visión no se limitaba a la libertad de comercio o la autodeterminación soberana. Los alentaba un profundo espíritu reformista y un entendimiento de que la libertad solo podía ser integral y para todos.

Mariano Moreno denunció la injusticia en el trato a nuestros pueblos originarios en 1802, y años más tarde la Junta de Gobierno despachó el Ejército del Norte, que tras sus victorias en el Alto Perú proclamó la abolición de tributos y la emancipación de los indios. Manuel Belgrano fue clave con su prédica y obra sobre desarrollo económico, la fundación de escuelas, la promoción de la mujer, y de todas las formas de igualdad posibles, mientras que Cornelio Saavedra defendió la libertad del trabajo oponiéndose al monopolio de los gremios. Estos son solo algunos de los múltiples ejemplos de esta visión integral de la libertad que tuvo aquella generación. También comprendieron muy rápidamente que su destino estaba indisolublemente unido al de la región, y así fue que apoyaron con sus vidas y recursos materiales las epopeyas de Chile y Perú.

Estos hombres y mujeres se entregaron generosamente, sin medir su sacrificio. Todos aportaron con generosidad y altruismo. Hay otros ejemplos de generaciones que transformaron nuestro país. La generación del ‘37, con hombres como Domingo Faustino Sarmiento o Juan Bautista Alberdi, soñó y luchó por la libertad. Fueron todos ellos los hombres de la Constitución del 53. Luego llegó el tiempo de la generación del ´80, la que soñó el progreso desde el desierto y la que abrió las puertas a la inmigración.

¿Qué soñamos los hombres y mujeres de la “Generación del Bicentenario”? Ofrezco una hipótesis: soñamos con cambiar la historia de frustraciones y atajos de los últimos 86 años en nuestro país. Este un sueño forjado por las experiencias traumáticas que vivimos desde 1930 que incluyen dictaduras, violaciones masivas a los derechos humanos, populismo, aislamiento, estancamiento y pobreza. Este sueño está alimentado por la convicción y el deseo de defender las instituciones de la República Democrática, la división de poderes y las libertades individuales, promover la amistad cívica entre los ciudadanos, lograr el desarrollo con inclusión social. Comprometerse y participar en la vida comunitaria, y tener un Estado fuerte, eficiente y presente en Educación, Protección Social, Salud y Seguridad, con continuidad de políticas públicas.

En el marco de nuestra historia pendular de revoluciones, contra-revoluciones y polarización, esta visión de República inclusiva presenta una síntesis novedosa: no busca atajos, sino proveer un marco para el progreso de todos bajo la plena vigencia del estado de derecho. Y puede ser la base de un cambio cultural, en tanto los rasgos se transformen en valores y sean adoptados por la gran mayoría de los ciudadanos.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta