Imágenes adjuntas: 1

Restituirán los restos humanos ancestrales y reivindicarán los derechos ancestrales indígenas

Desde el 23 abr 2016 Hasta el 31 ago 2016

La existencia del Pueblo Diaguita en nuestro territorio data de más de 9.000 años de antigüedad. Desde esa época nuestros mayores supieron desarrollar a lo largo de los siglos una riquísima cultura basada en el trabajo de la tierra, creando complejos sistemas de irrigación y cultivos complementada con avanzados conocimientos sobre la astrología, la medicina y sobre todo el arte. Este proceso cultural estaba en pleno desarrollo cuando, en 1534, los primeros invasores españoles llegaron a nuestros territorios.

Los diaguitas tuvieron que emprender entonces una resistencia al sistemático genocidio que trajo la invasión con las guerras y las enfermedades desconocidas.

Las llamadas “Guerras Calchaquíes” son los hechos más sobresalientes de esta resistencia, que duro más de 130 años, y sus líderes principales fueron Juan Calchaquí,  (a finales del 1500) y Juan Chelemín o Chalimín, que lideró el levantamiento entre l630 y l637, quienes lideraban una gran confederación de pueblos integrada por Quilmes, Acalianos, Hualfines, Tolombones, Yocaviles, Colalaos, Cafayates, Chuschagasta, Amaichas, Tafíes y Caspinchangos, entre muchos otros que se asentaban a lo largo del valle, desde La Poma (Salta), hasta el otro lado de la Cordillera.

Luego de las guerras vinieron los destierros y la esclavitud. El caso más conocido de este destierro es el de los Quilmes, (1666), últimos en resistir, que por  un acuerdo entre el gobernador de Tucumán en esa época, Mercado Villacorta, y el presidente de la Real Audiencia de Buenos Aires, Don José Martínez de Salazar, que establecía la venta de mercedes de indios, que serían desnaturalizados a cambio de contribuciones para el ejército, evitando de esta manera nuevos alzamientos además de arrebatarles territorios para compensar a oficiales y soldados que habían participado en las campañas. También era una manera de proveer mano de obra esclava a particulares y ciudades del puerto de Bs As.

La otra historia

La historia oficial dice que, a partir del traslado de 1666, no quedaron pueblos indígenas en nuestro valle y que los Quilmes desaparecieron en Buenos Aires. Sin embargo, la verdadera historia es otra: nuestros antepasados nunca dejaron de existir porque, en el momento de las últimas batallas, muchos escaparon hacia los cerros. Por otro lado, los españoles necesitaban mano de obra gratuita, cuando se apoderaron de las tierras; los pueblos vencidos y esclavizados en las encomiendas fueron esa mano de obra.

Un documento de la propia corona española prueba que en 1716 (o sea, cincuenta años después del trágico destierro), el Cacique del pueblo de Quilmes, don Diego Utivaitina, recibió de los representantes del Rey de España una Cédula Real, que reconocía a los Quilmes y a los Amaichas la propiedad del territorio en el que vivían. Además, la Cédula Real ordenaba a los terratenientes del llano de Tucumán que dejaran volver a los pueblos encomendados para que habitaran, en forma libre, las tierras que les habían sido devueltas.

Esto nos demuestra la continuidad histórica de nuestros pueblos territorialmente manteniendo sus instituciones representativas como el cacicazgo.

Sin embargo, las investigaciones históricas demuestran que, durante el 1800, terratenientes de Salta, como los Bracheri de Cafayate, avanzaron sobre las tierras de los Quilmes y Amaichas, logrando arrebatar nuevamente con la complicidad de las instituciones republicanas como la justicia, ya que cuando se creó el Registro de la Propiedad de la provincia de Tucumán, en 1892,  nuestras tierras (las pertenecientes a Quilmes) fueron inscriptas a nombre de sus usurpadores: apareciendo así los primeros títulos falsos.

A partir de entonces, se aplicó con nuestros mayores los sistemas feudales aun imperantes en esa época, y que en nuestra provincia se mantuvieron hasta hace una década nada más, la institución de la "obligación" obligaba a las familias a trabajar en los cultivos de los terratenientes –gratis o mal pagados– para poder permanecer en el lugar. Además, debían entregar al "patrón" sumas anuales de dinero, parte de las cosechas o de nuestros animales si queríamos cultivar la tierra o criar ganado. El patrón imponía todas las condiciones. Incluso los turnos del agua existente.

Esta situación de explotación produjo la organización de nuestros mayores a finales de los años 60 del siglo pasado, cuando decidieron valientemente revelarse contra la esclavitud y organizarse, reconociendo sus orígenes y fueron precursores junto con otros pueblos del largo trabajo para lograr en el país y a nivel internacional los instrumentos de reconocimiento de nuestros derechos colectivos existentes en el presente.

Hasta hoy la problemática de nuestros pueblos no está solucionada, y nuestra lucha sigue incesante para resolverla.

En abril de 2016 se cumplirán 300 años de aquel reconocimiento territorial que lograran nuestros antepasados ante un enemigo que había cometido con ellos el más grande genocidio de nuestra historia.

Hoy queremos conmemorar ese hecho histórico desde una memoria activa, recordando a nuestros mayores, a nuestros más antiguos.

Así, en aras de garantizar los derechos constitucionales de los Pueblos Originarios de la región, consagrados en el art. 75 inc. 17 de la Constitución Nacional y en el art. 146 de la Constitución Provincial y con el compromiso conjunto de fortalecer la diversidad cultural, en el marco del Estado pluricultural argentino, presentamos este proyecto.

Actividades

1-    Restitución de restos humanos ancestrales.
En el marco de esta conmemoración histórica y con el fin de hacer efectiva en nuestra provincia la Ley Nacional N° 25.517 de Restitución de Restos Mortales a las Comunidades Indígenas se propone hacer efectivo un acuerdo entre la Comunidad India Quilmes, la familia García Salemi y el Museo Arqueológico de San Pedro de Colalao del Valle “Dr. Manuel Ángel García Salemi”, para la restitución de los restos mortales de dos antepasados indígenas que fueran extraídos en décadas anteriores del territorio de esta comunidad.

Dicho acuerdo, con la presencia de comuneros, autoridades y referentes indígenas, autoridades e integrantes del gobierno provincial y local como del público en general, se formalizará en un acto a desarrollarse el 23 de abril de 2016 en San Pedro de Colalao, bajo el cual se hará entrega a autoridades de la Comunidad India Quilmes de los restos óseos de dos antepasados indígenas integrantes de este Pueblo originario.

2-    Reivindicación de los derechos ancestrales indígenas
Durante el mes de agosto del corriente año y en ocasión de celebrar la Pachamama (Madre Tierra), se realizará en el territorio comunitario de la Comunidad India Quilmes (CIQ), comunidad de base El Paso:
•    El acto de recordación –con la inauguración de un monumento- de la devolución territorial en el mismo lugar donde, en 1716, se labrara el algarrobo reconociendo la posesión territorial a los pueblos en la persona del Cacique del pueblo de Quilmes don Diego Utivaitina y su gente. “El Paso”, al límite con Catamarca y a orillas del  Rio Yocavil, según el testimonio registrado de los mayores que conocieron este mojón como "Palo Escrito", y donde según las investigaciones históricas, es el lugar donde originalmente se entregó la Cedula Real a nuestros mayores.
•    Asimismo, en dicha oportunidad, se realizará el entierro y ceremonia sagrada de los restos humanos ancestrales restituidos en abril en San Pedro de Colalao por la familia García Salemi.

Las actividades contarán con la presencia de comuneros, autoridades y referentes indígenas; autoridades e integrantes del gobierno provincial y local como del público en general. Acompañaran este histórico homenaje a nuestra identidad, actividades culturales varias como también un almuerzo comunitario.

Organizan la Comunidad India Quilmes, UPND, Museo Arqueológico de San Pedro de Colalao del Valle “Dr. Manuel Angel García Salemi”, INAI Tucumán y la Secretaría de Estado de Derechos Humanos de la Provincia.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta