Imágenes adjuntas: 1

Presencia del Bicentenario en la nueva moneda nacional

14 mar 2016

La Legislatura de Tucumán consideró que el Bicentenario de la Independencia bien merece ser recordado en nuestro signo monetario.

EDITORIAL DE LA GACETA

Como se informó días pasados, el Banco Central de la República Argentina decidió imprimir nuevos billetes de la moneda nacional. Al hacer los anuncios, expresó que entre este año y 2017 comenzará a circular un nuevo papel, con la novedad de que no tendrá efigies de próceres, como era lo habitual, sino que registrará ejemplares de la fauna autóctona de diversas zonas del país.

La Legislatura de Tucumán consideró que el Bicentenario de la Independencia bien merece ser recordado en nuestro signo monetario. En consecuencia, aprobó por unanimidad la realización de un concurso -a nivel provincial- de diseños relativos al aniversario que conmemoramos, para proponer que ilustren los nuevos billetes. Fue una iniciativa conjunta de los legisladores Marcelo Ditinis y Ariel García. Por su lado, el Centro Numismático de Tucumán propuso que los de 200 pesos llevaran la imagen del presidente del Congreso de la Independencia, doctor Francisco Narciso de Laprida.

El concurso se lanzó oficialmente el jueves pasado, en la Legislatura, donde quedaron disponibles las bases para retirase en la semana venidera. De acuerdo a ellas, los participantes deberán presentar una propuesta de frente y dorso del billete de 200 pesos. El frente deberá estar referido al Bicentenario de la Independencia, mientras el dorso aludirá “a diversas temáticas entre las cuales se destacan cultura, costumbres, bellezas naturales, idiosincrasia, actividades productivas, sitios históricos, etcétera”.

Nos parece francamente positivo que Tucumán busque que la histórica fecha tenga, entre todos los reconocimientos que sin duda se le habrán de tributar, una imagen que la represente en algunos ejemplares de la nueva serie que ha resuelto imprimir el Banco Central.

Hay que recordar que a mucha gente le causó cierta perplejidad el hecho de que se alterase la modalidad tradicional de nuestro papel moneda (como el de la mayoría de los países del mundo) de llevar impreso el rostro de sus personajes históricos.

No faltaron quienes atribuyeron la novedad a una intención de evitar polémicas, en estos tiempos en que han florecido debates sobre la real condición de próceres de algunas figuras del pasado argentino. De paso, apuntemos que nos parece errado el concepto, ya que nuestro país debe tener la suficiente madurez como para que el inveterado juicio de varias generaciones sobre su historia no resulte alterado, en la documentación oficial, por alegatos que cuestionen el lugar que les corresponde en la gratitud nacional. En Francia, por ejemplo, aparecen con frecuencia libros que enjuician con severidad a Napoleón Bonaparte, sin que eso mueva a cambiar nombres de calles o a retirar estatuas. Es necesario mostrar estabilidad en este terreno.

Por lo demás, y volviendo a la tan elogiable disposición de nuestra Legislatura, nos parece que, para tener viabilidad, ella debiera ser sustentada por el apoyo resuelto de los legisladores tucumanos del Congreso de la Nación. Creemos que debieran encargarse de las gestiones respectivas ante el Banco Central para que considere el requerimiento. Esto, sin perjuicio de proponer con diligencia una ley que disponga concretamente homenajear al Bicentenario en los billetes.

De más está decir que nadie podría argumentar en contra, pensamos, de un tributo de esta índole al cumplirse los dos siglos de la Independencia.


Suscríbete a nuestro Newsletter



Ingresar en la Cuenta